El Compresor de Tornillo

El Compresor de Tornillo es el equipo por excelencia cuando de trata de obtener aire comprimido en el entorno industrial. Los tipos de compresor de aire son muchos y muy diversos: Pistón, tornillo, scroll, de paletas, centrífugo, … Sin embargo, de entre todos ellos, cuando se trata de alimentar maquinaria neumática en el ámbito industrial, la tecnología más habitual es el tornillo.

¿Qué es un Compresor de Tornillo?
¿Cómo funciona?

En realidad, la tecnología más eficiente y económica es el pistón, y es por ello que para equipos pequeños, hasta 10 kW de consumo eléctrico, son muy habituales. Sin embargo, a partir de estas potencias, el compresor de pistón requiere una adecuación especial para su instalación debido a las vibraciones que ocasiona, y es por ello que el compresor de tornillo ha ganado tracción hasta ser líder indiscutible en el entorno industrial.

Otro motivo importante a la que se debe la amplia aceptación del tornillo es que el rango de presiones que proporciona es un rango muy habitual en las herramientas y maquinaria neumática del día a día industrial.

Por último y como no puede ser de otra manera, el compresor de aire comprimido de tornillo tiene un uso muy extendido porque, siendo un equipo robusto y que proporciona pocos problemas si se encuentra bien mantenido, el conjunto del coste de inversión y mantenimiento resulta ser el más bajo comparativamente con el resto de tecnologías.

¿Qué es un Compresor de Tornillo?

Es un tipo de compresor de aire rotativo de desplazamiento positivo. Esto significa que el principio bajo el que opera es que reduce el volumen en la cámara de compresión produciendo así el incremento de presión para el cual está diseñado. Una vez comprimido, el aire se libera al sistema.

Esta operación se lleva a cabo en el cabezal del compresor, en cuyo interior se encuentran dos rotores en forma de tornillo helicoidal que giran perfectamente sincronizados.

Sin embargo, el compresor incluye muchos elementos más. Para empezar contiene dos circuitos: Por un lado el circuito de aire y por el otro, en el caso del compresor lubricado con aceite (El más habitual) el circuito de aceite. El circuito de aire es aquél que aspira aire del ambiente, dicho aire es comprimido en el cabezal, enfriado en el radiador y finalmente liberado a la instalación de aire comprimido. Por otro lado y a grandes rasgos, el circuito de aceite es un circuito cerrado de circulación de aceite que es el encargado de lubricar todos los componentes móviles del compresor. Este circuito pasa por el cabezal junto con el aire comprimido, y se separa de éste en un elemento llamado filtro-separador. Posteriormente se enfría en el radiador para volver a empezar el ciclo de lubricación.

A parte de estos dos circuitos, este tipo de compresor de aire contiene también un motor eléctrico que es el encargado de hacer girar los rotores del cabezal, valvulería y un controlador electrónico que agrupa las lecturas de todos los sensores, proporciona información del estado del equipo, informa sobre las horas de funcionamiento, etc.

¿Cómo funciona un Compresor de Tornillo?

A continuación encontrarás un esquema de funcionamiento de un Compresor de Tornillo Lubricado y realizamos una breve explicación de todas las etapas y componentes de éste.

esquema compresor
Esquema de funcionamiento de un compresor de tornillo lubricado

Sin entrar en mucho nivel de detalle, un Compresor de Tornillo lubricado, mediante el giro de los rotores en forma de tornillo helicoidal del cabezal, aspira aire del ambiente que pasa, en primer lugar, a través del filtro de aspiración el cual retiene las partículas que pueda tener. Posteriormente llega al cabezal donde se mezcla con aceite y se comprime. Sale del cabezal mezclado con aceite y llega al filtro-separador donde se separa del aceite. Finalmente el aire es enfriado mediante un radiador para ser finalmente liberado a la red de aire comprimido mientras que el aceite, mediante una válvula termostática, será devuelto al cabezal o enviado al radiador dependiendo de cual sea su temperatura.

El aceite tiene tres funciones principales: La primera de ellas es la de lubricar tornillos y rodamientos. La segunda es la de ejercer como sellante para la tolerancia que existe entre ambos rotores, función que es indispensable para maximizar la eficiencia de generación de aire comprimido. Finalmente, su tercera función es la de ejercer como fluido refrigerante y evitar, en medida de lo posible, que los tornillos aumenten desmesuradamente su temperatura.

La razón de ser de la válvula termostática es que el aceite, en lo que respecta a la temperatura, no solo será un fluido refrigerante sino que también ejercerá como atemperador. Es por ello que, si el aceite todavía no está suficientemente caliente, la válvula termostática lo hará recircular sin permitirle evacuar el calor en el radiador hasta que su temperatura sea considerada excesiva, momento en el cual la válvula termostática cambiará de posición y esta vez sí que el aceite será enviado al radiador para evacuar su temperatura al ambiente.

Es importante también mencionar que una maniobra habitual, si las condiciones lo permiten, es que el calor del aceite, en lugar de evacuarlo al ambiente mediante un radiador y desperdiciar todo ese calor, puede ser también evacuado mediante un intercambio con agua fría y usarse así como calentador para, por ejemplo, agua sanitaria, aprovechando, de esta manera, una cantidad de energía muy considerable.

Velocidad fija vs. Velocidad variable

Dentro de los tipos de regulación del compresor de tornillo, podemos reconocer dos opciones mayoritarias: La velocidad fija y la ...
Leer Más

Compresor lubricado vs. Compresor exento

Los compresores exentos (También conocidos como compresor oil-free o compresor sin aceite) cada vez son más habituales en el entorno ...
Leer Más

¿Qué es la ISO 8573-1?

Para empezar, la ISO 8573 es un conjunto de normas que, como cualquier otra norma ISO tiene reconocimiento internacional y ...
Leer Más