¿Qué es la ISO 8573-1?

Para empezar, la ISO 8573 es un conjunto de normas que, como cualquier otra norma ISO tiene reconocimiento internacional y pretende establecer unos niveles de homogeneidad en relación a la gestión industrial. En este caso concreto, pretende establecer una definición de calidad del aire comprimido y una metodología para medirla.

Explicación básica
¿Cómo obtengo una calidad concreta?
¿Cómo mido la calidad de mi Aire Comprimido?

En el día a día del Aire Comprimido Industrial, la norma que más habitualmente se trata es la ISO 8573-1 que establece niveles de calidad en el aire comprimido dividiéndolo en diferentes clases, de la 9 a la 0, siendo la 9 la más laxa y 0 la más estricta. Los contaminantes que son evaluados en esta norma son el número y tamaño de partículas, la humedad y el contenido en aceite.

Tabla ISO 8573-1
Tabla de Calidades en el Aire Comprimido según ISO 8573-1:2010

La manera como se especifica una clase concreta con dicha normal, es mediante la definición de 3 números enteros entre corchetes y separados entre ellos con dos puntos ([n:n:n]). El primer entero hace referencia a la clase en cuanto a impurezas sólidas (partículas), el segundo al punto de rocío a presión (el punto de rocío leído en el aire comprimido; la humedad) y el tercero hace referencia al contenido de aceite.

De esta forma, como ejemplo, si la industria en la que trabajas se ha establecido que la calidad del aire debe ser del tipo [1:4:1] según la norma ISO 8573-1 ello significará que el aire que se espera encontrar en el punto de uso debe cumplir lo siguiente:

  • Número de partículas de tamaño entre 0,1 µm y 0,5 µm inferior a 20.000
  • Número de partículas de tamaño entre 0,5 µm y 1,0 µm inferior a 400
  • Número de partículas de tamaño entre 1,0 µm y 5,0 µm inferior a 10
  • Punto de rocío inferior a +3 °C
  • Cantidad de aceite inferior a 0,01 mg/m³

¿Cómo obtengo una calidad concreta?

La manera de obtener una calidad deseada en tu línea de aire comprimido es mediante la filtración para el caso de impurezas sólidas y de aceite y mediante secado para el caso de la humedad.

En cuanto a la filtración haremos una entrada en que abordaremos en detalle los tipos de filtración a tener en cuenta. En cuanto al secado, los equipos industriales en el mercado para secar el aire comprimido son el secador frigorífico, el secador de adsorción y el secador de membrana. Cada uno de ellos tiene sus aplicaciones de uso concreto.

¿Cómo mido la calidad de mi Aire Comprimido?

La manera más fiable para conocer con exactitud la calidad o clase de tu aire comprimido en cada uno de sus contaminantes (Incluso contaminantes que no se encuentran recogidos en la ISO 8573-1) es mediante una auditoría de calidad. En dicha auditoría, se escoge un punto de medición y se recoge un pequeño flujo continuo de aire durante un periodo aproximado de 30 minutos. Mediante el uso de instrumentación adecuada, con los datos recogidos se suele presentar un elaborado informe con todo detalle acerca del estado exacto en el que se encuentra el aire comprimido en el punto medido.

Si te quedan más dudas o deseas que estudiemos tu caso, no dudes en contactar con nosotros.