Compresor lubricado vs. Compresor exento

Los compresores exentos (También conocidos como compresor oil-free o compresor sin aceite) cada vez son más habituales en el entorno industrial. Su principal ventaja, como su propio nombre ya permite intuir, es que no utiliza aceite como elemento lubricador/sellante/refrigerante y ello tiene varias consecuencias tanto positivas como negativas.

En primer lugar, en cuanto a las consecuencias positivas, proporciona plenas garantías que no llegará aceite a la línea de aire comprimido (Porque no hay), garantías que en un compresor lubricado no se pueden dar de forma tan segura puesto que, por un lado, un compresor lubricado, inevitablemente, siempre mandará una pequeña cantidad de aceite a la línea de aire comprimido y, por otro lado, hay ciertas averías en un compresor que pueden causar que el propio aire comprimido acabe arrastrando grandes cantidades de aceite a la línea o, dicho de otra forma, que impiden que el filtro-separador pueda desempeñar su función de forma exitosa.

Pero en realidad, desde aquí opinamos que las consecuencias negativas tienen más peso que las positivas y, para no extendernos demasiado, vamos a tratar solamente los compresores oil-free que no cuentan con ningún tipo de fluido refrigerante, dado que son el tipo de compresor exento más habitual. Estos compresores trabajan en condiciones más extremas dado que, al no haber refrigeración directa en el tornillo, la temperatura de éste supera los 200 grados, por lo que, para empezar, todos los componentes del compresor ya están expuestos a temperaturas muy superiores a los de un compresor lubricado.

La segunda gran desventaja de este tipo de compresores es que, como resultado de trabajar a temperaturas más elevadas, el aire en contacto con el tornillo se encontrará más expandido que en un compresor lubricado, por lo que energéticamente resultará más costoso comprimir el aire. Se calcula que a niveles de sofisticación similares en un compresor, uno lubricado tendrá un consumo energético cercano al 15% inferior que su equivalente en exento. Por lo que, para obtener consumos energéticos similares, el compresor exento debe ser un equipo sustancialmente más complejo y, en consecuencia, también su precio será sustancialmente más elevado.

Por último, la tercera desventaja es que el condensado generado por medio de la compresión del aire ambiente no tendrá contacto con ningún otro fluido ni tendrá la posibilidad de intercambiar iones por lo que, inevitablemente, el condensado que se generará será un condensado muy agresivo con los metales. Este efecto apenas aporta problemas en los compresores lubricados.

Mostramos a continuación una tabla resumen con los beneficios e inconvenientes del compresor exento respecto al compresor lubricado.

Ventajas
  • No aporta aceite al aire comprimido
Desventajas
  • Mayor coste de la inversión
  • Condiciones de trabajo más adeversas
  • Menor eficiencia energética
  • Condensado más corrosivo

Como conclusión, recomendamos que el Compresor de Tornillo exento sea utilizado única y exclusivamente en aquellos casos en que el perjuicio de tener aceite en nuestra instalación es tal que justifica todos los sobrecostes: Tanto el de inversión, como el energético y el de sobrecoste de los componentes metálicos aguas abajo (Deben ser más resistentes a la corrosión).

Para no hacer esta entrada más larga, dejaremos para otro artículo lo relativo al mantenimiento de los compresores exentos respecto a los lubricados.

¿Obtengo Clase 0 con un compresor exento?

Como ya hemos visto en «¿Qué es la ISO 8573-1?» el Aire Comprimido puede ser clasificado en diferentes calidades según la mencionada norma ISO. Una de ellas es la Clase 0 la cual, por definición, es un nivel de exigencia más estricto que el de la Clase 1 y se obtiene por mutuo acuerdo entre el suministrador de equipos de generación o tratamiento del aire comprimido y el cliente o usuario de dicho aire. En consecuencia, mientras esta «Clase 0» no sea definida, cualquier calidad de aire que no supere los límites establecidos por la Clase 1 será siempre Clase 1.

Así que, en primer lugar, hay que prestar atención que cuando se indica «Clase 0» en compresores exentos hace referencia solamente al contenido de aceite en el aire comprimido. Y, en segundo lugar, hay que tener presente que dicha calidad no es posible asegurarla puesto que la única manera de dar tales garantías es mediante la instalación de un filtro a la salida del compresor que sea capaz de asegurar tal calidad del aire, ya que el compresor, lo único en que participará en la calidad del aire comprimido, será en no aportar aceite, sin embargo, si el ambiente del cual el aire es aspirado tiene un contenido elevado de hidrocarburos, el compresor por sí mismo no será capaz de eliminar tal contenido.